Hotel para peces en Amsterdam

El hotel está ubicado en el aeropuerto internacional de Ámsterdam.

Goldfish Hotel Amsterdam

En esta temporada de verano, los turistas holandeses ya no tendrán que molestar al vecino para dejar encargado su pez cuando salgan de vacaciones, gracias a que ya pueden hospedarlos en un alojamiento creado exclusivamente para ellos.

El primer hotel para peces ha sido inaugurado en el aeropuerto internacional de Ámsterdam, Schiphol, donde son bienvenidos peces de agua dulce y salada, desde el clásico pez dorado hasta el inquieto pez payaso.

“El servicio fue creado pensando en el turista que se quiere ir por una buena temporada y no sabe qué hacer con su mascota acuática”, dice a BBC Mundo la recepcionista del Goldfish Hotel que se identificó como Cheyenne.

“Qué mejor que darles un espacio en el aeropuerto, donde pueden dejarlo cuando salen de viaje y recogerlo a su regreso. No podría ser más práctico”.

El único requisito para dejar a su mascota marina en el albergue, es reservar las vacaciones a través de la agencia de viajes responsable de esta peculiar posada.

El pez puede registrarse en alguno de los dos horarios de servicio y permanecería el tiempo que duren las vacaciones de sus dueños.

Cada pez se hospeda en una pecera independiente.

Para evitar casos de contaminación o un eventual conflicto entre huéspedes, cada pez se hospeda en una pecera independiente que se encuentra en una zona acondicionada en la planta baja del aeropuerto.

En caso de muerte inesperada, la agencia de viajes no pagará por el pez, como se aclara en el contrato.

“Muchas personas piensan que se trata de una broma, pero no es así; es un servicio adicional que estamos ofreciendo y que pensamos tendrá demanda conforme la gente se familiarice con este servicio”, explica Cheyenne, quien dice que el primer huésped fue “Joe”, un pez dorado.

El Partido de los Animales (PvdD por sus siglas en holandés), presente en el Parlamento holandés desde el 2006 y encabezado por Marianne Thieme, la primera legisladora que representa los intereses de la fauna en un Congreso nacional, no simpatiza con el nuevo albergue para peces.

“No pensamos que sea buena idea el hotel de Schiphol, porque estar moviendo a los peces de lugar les provoca mucho estrés y les puede incluso costar la vida”, dice a BBC Mundo Jetske Schrijver, del PvdD.

“Lo mejor sería que la gente encuentre a un familiar o a un amigo cercano que se haga cargo del pez en la propia casa”, añade.

La campaña más reciente del PvdD encaminada a proteger a las mascotas acuáticas fue una propuesta de resolución para prohibir la comercialización de peceras esféricas al considerar que limitan la movilidad del pez y no ofrecen condiciones para una vida digna.

El Congreso rechazó la iniciativa al considerar que había otras cosas más importantes en qué ocupar el tiempo de la Cámara.

Fuente: